Suscríbete

jueves, 27 de noviembre de 2014

Piratería vs. Derecho de autor

En un sentido tradicional del término, el derecho de autor se define como una modalidad específica de la propiedad intelectual, y es lo que permite que la ley reconozca al autor como receptor de todos aquellos beneficios que genera la obra desde el punto de vista de su publicación, ejecución y reproducción. Todos estos derechos que le eran otorgados al autor se han visto vulnerados con la llegada de la digitalización y la descarga ilegal de obras literarias, ensayos, estudios y toda clase de textos.

De esta manera, como se explica en La gran trasnformación, "un creciente acceso no autorizado a versiones digitales de libros por canales irregulares", lo que coloquialmente se denomina piratería, "implica una vulneración de derechos a gran escala", dentro de los cuales encontramos tanto el quebrantamiento del ya citado derecho de autor así como de los derechos de explotación, de patrimonio y de reproducción. La consecuencia directa de todo esto es la  pérdida  de respeto hacia el autor de la obra, quien, ante un paradigma de gratuidad de sus obras, es consciente de la pérdida económica que esto le supone. Ante la piratería, el autor se encuentra legislativamente abandonado pues no hay leyes resolutivas que permitan poner fin a esto y, en muchas ocasiones, se debe conformar con la conservación de su derecho moral como autor del texto. 

Ante esta situación, lo que es evidente es que hay que tomar soluciones que palíen este mercado gratuito de lo que, para el autor y la editorial, supone un mecanismo laborioso, ya que estas figuras entienden que ningún esfuerzo en lo que a aplicar políticas de precios o experiencia de compras se refiere puede competir con una oferta de precio cero, como se explica en la obra citada anteriormente. 

Así, las soluciones posibles que se pueden barajar parten no solo de un esfuerzo social y estatal sino también de un esfuerzo y un aceptación de cambio por parte de figuras como autores y editoriales.

Desde el punto de vista social y estatal, sería conveniente, en primer lugar, conseguir una concienciación  del uso de esa información a través de distintas fuentes como podrían ser los medios de comunicación (programas específicos en radio, televisión, etc.) con la participación de las distintas partes para poder demostrar a la sociedad las consecuencias directas del mal uso que en la actualidad se está haciendo de dichas obras; en segundo lugar, un buen vehículo para dicha concienciación sería a través de la educación y desde las fases mas primarias de esta y así establecer un nexo de respeto necesario que debe haber entre el autor y los diferentes interlocutores; en tercer lugar y como un pilar fundamental ante dicha situación, el Estado debería establecer una serie de leyes basadas en el consenso entre autores y usuarios, que regulen un comercio justo para todas las partes.

Por su parte, los autores y empresas afines deberían de encontrar nuevas formulas de comercio que se adaptasen de forma equilibrada al nuevo panorama social que representa la nueva era digital. Así, una de las soluciones pasa por unirse a las diferentes plataformas de comercio digital con las sustanciales mejoras económicas que ese tipo de comercio debería plantear cara al usuario final, lo que, en este momento, no esta siendo así. Otra de las soluciones es la creación de páginas webs propias en las que gestionen la publicidad  como recurso económico y, aquello que ingresen a través de la publicidad repercutirlo en el abaratamiento del coste que va a pagar el usuario final. Por último, otra de las posibles soluciones es, como ya se viene haciendo por parte de algunos autores, promocionar su obra a través de encuentros más directos con la sociedad como podrían ser charlas, conferencias o debates.

La reflexión que nos deja este breve análisis es que si las diferentes partes no llegan a una acuerdo en el que se establezca dónde acaba la libertad de uno y empieza la del otro, será muy difícil darle una solución al problema que venimos planteando a lo largo de esta publicación: la piratería.



miércoles, 26 de noviembre de 2014

Nuevos mundos, nuevos hábitos.

Durante muchos siglos el libro fue la única herramienta de ocio con la que podía contar la sociedad aunque bien es cierto que existían otras formas de ocio como las representaciones teatrales. En esta entrada vamos a fijar nuestro interés en las formas de ocio que podían ser disfrutadas desde el calor hogareño pero sobre todo nos centraremos en la empresa del libro.

Como ya hemos apuntado, la literatura o los textos técnicos aparecen desde tiempo inmemoriables pero no será hasta 1472 cuando aparecerá el primer libro impreso en España gracias a la imprenta de Juan Párix, en Segovia. Por otro lado, todo aquello que entendemos como forma o vehículos de ocio no harán su aparición en nuestro país hasta muchos años después. Así, el surgimiento de la prensa en España se produce en 1661 con la Gaceta de Madrid; el de la radio se sitúa en el año 1923 como se publica en el Real Decreto del 27 de febrero del mismo año; la televisión aparecerá por primera vez en 1956 pero no se expandirá hasta principios de los años setenta; y los videojuegos surgirán en nuestro país a partir de los años sesenta. De todos estos datos cronológicos podemos entender por qué el libro ha sido, desde siempre, la forma de entretenimiento y de cultura por excelencia.

Así, como ya comentamos en una entrada anterior, el libro ha ido ajustando su formato a las necesidades sociales de su tiempo. Como no podía ser de otra manera, el mundo tecnológico al que se enfrenta en el presente ha validado nuevas formas de presentar las obras literarias o técnicas y esto ha sido un cambio importante que las empresas y editoriales han tenido que asumir y al que, poco a poco, deberán ajustarse. Lo que es palpable es que el mundo del libro se ve inmerso en una evolución a la que debe reaccionar rápidamente sin perder de vista quién es la pieza clave del sector: el lector.

En la actualidad son muchos los cambios que se dan, y se darán, en el sector del libro y a todos estos cambios se debe responder de la forma más eficaz y rápida posible. Uno de ellos es la posibilidad de la autoedición, es decir, el hecho de que cualquier persona pueda editar su libro y ponerlo en venta gracias a páginas webs que lo hacen posible, como Amazón, y publicitarlo por las redes sociales con la ayuda del boca a boca. Otro de los cambios es la aparición de los libros electrónicos y el sinfín de webs y aplicaciones creadas para su venta y, en muchos casos, también para su lectura.


Las innovaciones del mundo tecnológico respecto al sector libro tienen como consecuencia una serie de ventajas y un cambio en los hábitos de los lectores, como pasaremos a enumerar seguidamente:

- Posibilidad de almacenar y ordenar todos los libros en un dispositivo de almacenamiento (biblioteca personal): de esta manera el lector puede encontrar cualquier libro de forma más dinámica y eficaz gracias a las opciones de búsqueda de los dispositivos de almacenamiento. También, dependiendo del dispositivo, puede crear una biblioteca con una serie de subapartados o categorías.
- Posibilidad de llevar con uno mismo todos los libros necesarios sin que se note la carga de estos: en la actualidad ya no supone una carga física el llevar dos libros en nuestra mochila o llevar treinta pues el único peso que sentirá el lector será el de su dispositivo.
Posibilidad de subrayar la información que nos interesa y pasar dichas ideas a un documento con un solo click: este hábito supone un gran ahorro de tiempo, sobre todo para quienes están en alguna de las fases de estudios (ESO, Bachillerato, grado universitario, postgrado...).
- Comprar libros sin tener que moverte del lugar en el que estás y a precios más bajos: la gran ventaja de esto es, además del ahorro de tiempo, el ahorro económico pues el hecho de que el libro electrónico no sea un objeto físico independiente tiene como consecuencia el abaratamiento del producto.
- Los libros no se deterioran ni se pierden.
- Posibilidad de acomodar el formato y la visión del libro a tu gusto.


Debido a todas estas ventajas se ha extendido un hábito de lectura generalizado ya que la sociedad en respuesta a una necesidad de cualquier tipo de información recurre, por lo general, a la ayuda de Internet (prensa, webs, libros electrónicos, redes sociales,…), donde prima lo escrito con apoyo de lo audiovisual. 

martes, 4 de noviembre de 2014

Web de Javier Cosnava

En una época como esta en la que no todos encuentran la manera de editar su libro o darle publicidad, es interesante que conozcamos la manera en que lo hacen muchos de los autores actuales a través de las prestaciones o vehículos que nos aporta el mundo tecnológico. Uno de ellos es el catalán Javier Cosnava, quien, entre otras cosas, se ha dado a conocer gracias a la creación de un blog, continuas declaraciones y la ofertas de sus libros en Twitter. Así, en la web del autor (http://cosnava.wordpress.com) podemos encontrar un sinfín de información acerca de él mismo y de su obra.


En la primera plana (o plano externo) de la web del autor, el usuario puede ver el nombre del autor, situado en el encabezamiento del blog, donde también vemos como una fotografía de varias de sus obras hace la función de portada. Respecto al contenido, este se reparte en una lanzadera horizontal en la que aparecen contenidos como "Cosnava biografía", "Obras publicadas en papel", "Noticias", "Ebooks gratis" (este apartado aparece en mayúsculas por razones que explicaremos más adelante), "Premios", "Sagas en Ebook" y "Contacto". Así, en el desarrollo del cuerpo del blog aparece una pequeña descripción de alguna de las sagas de Javier Cosnava junto con los posibles formatos de las mismas así como los premios recibidos por ellas, como vemos, por ejemplo, en la saga de La segunda guerra mundial. El hecho de que una de las informaciones en la descripción de una obra sea la recepción de un premio se debe a la notoria relación entre premios y ventas (o descargas). Otros de los contenidos que forma parte de la primera plana del blog es la dirección de Twitter y de Facebook del autor con el fin de que los usuarios lo sigan y se amplíe progresivamente esa publicidad y difusión que todo artista necesita.



Respecto a los contenidos del blog, citados anteriormente, iremos comentando qué tipo de información se nos da en cada uno de ellos. En primer lugar, en el apartado biográfico aparece una única frase en la que se nos expone dónde nació y dónde residió el autor mientras que el resto del apartado desarrolla la vida profesional y literaria del autor puesto que esta es la información más relevante para el usuario o lector. En segundo lugar, las obras publicadas en papel se presentan en linea cronológica, de las más a las menos actuales; cada título aparece junto con el género de la novela y la portada de la misma. En "Noticias", tercer apartado del blog, aparecen recortes de prensa en los que se ha comentado algunas de las obras del autor así como la opinión que merece a otros escritores, como ahora a Maria Carme Roca; esto, al igual que el apartado de premios, es una manera de recrearse  y hacer ver el impacto de su producción en la prensa, y consecuentemente, elaborar argumentos de autoridad a su favor con los que convencer a los lectores de que merece la pena pasar por sus páginas. En el cuarto apartado es necesario destacar el hecho de que sea el único de ellos que se encuentra en mayúsculas ¿por qué? pues porque es una iniciativa que fomenta la lectura de sus novelas y, lógicamente, la difusión de las mismas y de su obra en general. Así, Javier Cosnava nos presenta una serie de novelas, junto con su portada y su sinopsis, para finalmente proporcionar un link de descarga de las mismas (así, con un solo click el lector puede empezar a leer la obra que guste). En quinto lugar, el usuario puede conocer todos los premios que ha recibido el autor desde el año 2006 hasta la actualidad así como cuántos de esos premios han sido primeros, segundos o terceros premios. En sexto lugar, apartado "Sagas en ebook", encontramos las siete sagas creadas por el autor catalán, y en cada una de ellas se nos informa de los libros que ya están disponibles en la actualidad y del género al que pertenece cada saga. El último apartado, como suele ocurrir generalmente, se trata de los contactos en lo que se nos proporciona una dirección e-mail, la cuenta de Twitter y la cuenta de Facebook, a pesar de que estas dos últimas aparecen continuamente en la barra lateral derecha del blog.



Para acabar, es importante no olvidar el hecho de que al final de cada uno de los apartados del blog se concede espacio a la opinión de los usuarios y de los lectores mediante un sistema de comentarios abiertos en linea. También veremos los iconos de Twitter y Facebook junto con la etiqueta de "comparte esto" con el fin de que el usuario sea un vehículo más de publicidad y difusión tanto del autor como de su obra y su blog. Así, estas dos necesidades de todo autor (publicidad y difusión) ya no quedan relegadas a artículos de crítica literaria, artículos periodísticos o entrevistas en medios analógicos sino que se expande a ámbitos más globales de la mano de todos aquellos usuarios que crean conveniente ayudar a publicitar al autor a través de sus redes sociales, una sustitución del tradicional "de boca en boca" al moderno "de red en red".